La piel del hombre y sus diferencias con la mujer. Sus cuidados

Pues sí, también existen diferencias entre hombres y mujeres respecto a mí.

Y aprovechando que hoy es el aniversario de boda de mi dueña voy a dedicar el post de hoy a los hombres e intentaré explicar esas diferencias e incidir en el cuidado que deben prestarme los chicos.

Si os acordáis del dibujo que os dejé en el post Soy tu piel y os conté las partes de las que estoy compuesta, en el caso de los hombres habría que decir que:

1. La EPIDERMIS, que es la parte más exterior, la que tocáis con los dedos, es más gruesa en los hombres, hasta un 25% y también más rugosa, debido a que la capa cornea (donde se quedan las células muertas) es más espesa y, por lo tanto, más resistente.

2. La separación entre la Epidermis y la DERMIS, no es tan nítida como en las mujeres.

3. Tengo, en el caso de los hombres, las hormonas masculinas (andrógenos) y la existencia de más glándulas sebáceas. Es lo que provoca que por regla general yo, en mi versión masculina, sea más grasa, aparezcan granitos, sobre todo en la pubertad, aunque la zona de las mejillas y cuello, por causa del afeitado, la suelo tener más reseca e irritada. Con el tiempo esta grasa irá despareciendo y si lo unimos al poco cuidado que suelen tener los hombres conmigo, surgirá la sequedad.

4. Poseo más folículos pilosos, es decir, que tengo más pelos, por lo que la probabilidad de que se enquisten algunos es más alta, sobre todo en la zona de la barba y debido al afeitado.

5. El ph (Potencial de Hidrógeno) lo tengo más ácido en los hombres, por eso suele ser más resistente que el de las mujeres. Cuanto más alcalino se vuelve (lo contrario a ácido) está más vulnerable a enfermedades.

6. El colágeno se encuentra en mayor cantidad que en las mujeres. Esto hace que los hombres envejecen (la aparición de arrugas) más tarde que las mujeres pero las líneas de expresión son más gruesas que en ellas cuando aparecen. Por el contrario la flacidez les aparece antes.

Por eso, porque soy diferente en los hombres, no deberíais utilizar los mismos cosméticos que vuestras mujeres, madres, hermanas… Los hombres tenéis que concienciaros (menos mal que cada vez ya sois más) en que me tenéis que cuidar, con vuestros productos específicos y, básicamente, con la misma rutina que os explique en el post de los Cuidados básicos. Es decir, eso del agüita y el jabón, no es suficiente.

Pero para ponerlo fácil os los voy a enumerar a continuación:

1º. LIMPIEZA. Previa al afeitado. Con un producto adecuado, si soy más grasa, con uno que no sea comedogénico, aplicándolo con movimientos circulares y ascendentes. Aclararlo con agua templada, para prepararme a recibir el paso siguiente, el afeitado si es por la mañana y la hidratación/nutrición si es por la noche. Sí, también tenéis que limpiarme por la noche, que habéis pasado todo el día por ahí soportando agresiones y debéis asearme…

2º. EL AFEITADO. De la misma forma se debe utilizar el producto adecuado para cada uno, pues la barba no es la misma en hombres jóvenes que en maduros, los hay que tienen una barba “más dura”, los que tienen mayor cantidad de vello. Se recomienda hacerlo después de la ducha porque los poros están más abiertos debido al agua caliente y facilita el afeitado.

3º. CALMAR. Después de un buen afeitado la piel ha sufrido una agresión importante por lo que es necesario aliviarla con productos que no contengan alcohol para que no se irrite más de lo que ya está, y que contentan extractos o ingredientes calmantes.

4º. HIDRATACIÓN. Evidentemente hay que hidratarse, al igual que las mujeres, porque el frío, el calor, el viento, la contaminación… es decir, todo lo que puede causar deshidratación, también os afecta a vosotros. Incido en lo mismo, tenéis que encontrar el producto adecuado para vuestro tipo de piel. ¡Ah! Y recordad que la cara llega hasta el escote….no seáis tacaños y aplicar todo vuestro tratamiento cosmético hasta esta zona.

5º. PROTEGER. Por supuesto, tenéis que protegerme, el sol os quema también, así que no olvidéis hacerlo a diario, tanto en invierno como en verano. Una opción sería usar la hidratante con protección solar y así no tener que usar tantas cositas que os soléis abrumar con tanto bote.

6º. CONTORNO DE OJOS. También es una de las zonas más delicadas, sigo siendo más fina en esa parte del cuerpo así que debes aplicarme producto adecuado para que las bolsas y las arrugas no aparezcan o mejoren su aspecto.

7º. EXFOLIACIÓN. Lo pongo en último lugar porque es un paso que se debe hacer de una a dos veces por semana. Os ayudará a eliminar las células muertas (que en vuestro caso esta capa cornea es más gruesa) y evitaréis que los pelitos de la barba se encarnen.
Este paso lo hacéis después de limpiarme y antes de afeitarme.

8º. MASCARILLAS. También las podéis utilizar, lo que hacen es ofrecer un extra de hidratación, nutrición o un equilibrio de la grasa. Recomendable usarlas después de la exfoliación y de una a dos veces por semana.


Pero el cuidado no sólo me lo tenéis que dedicar en el rostro, sino que el resto del vuestro cuerpo también es importante. Vuestras manos acarician, y debe ser muy desagradable que alguien te acaricie y al mismo tiempo te arañe cual Freddy Krueger, porque las tenga llenas de pellejitos, uñas mal cortadas, ásperas….. Hoy en día los chicos también os sometéis a técnicas de depilación, masajes y tratamientos varios. Es un gusto ver que habéis tomado conciencia de vuestra imagen, así que por lo que a mí me toca, estoy encantada. Y hacedme caso, eso de “el hombre y el oso cuanto más feo más hermoso” se quedó atrás.

Si todavía no habéis empezado a cuidaos, la boda es una excusa perfecta para empezar y que no lo dejéis nunca. Una buena opción sería que os regalaseis una sesión de belleza en pareja, veréis lo relajante y divertido que puede llegar a ser. Yo os prometo que si lo hacéis, os recompensaré dentro de unos años….

Si no sabéis cómo, mi dueña os podrá ayudar encantada.

¿Estáis dispuestos a llevar a cabo el reto?

¡Me caso! ¿Y ahora qué?

Si has llegado hasta este post seguramente acabáis de decidir que os vais a casar, o tu pareja te lo acaba de pedir hace poco, has empezado a mirar todo lo que vas a necesitar y de repente te entra el pánico. ¿De verdad se puede organizar toda una boda en un año? ¡Es una locura!

Una vez que te metes “en harina” te das cuenta de la cantidad de temas que abarca la organización de un día tan importante, porque claro, ese día nada puede fallar y todo debe estar perfectamente coordinado…

A priori has visto que vas a necesitar invitaciones, lugar de celebración, fotografía y/o vídeo, floristería y ramo, vestuario, música, decoración, organizar el protocolo de la boda y los invitados, detalles, alianzas, maquillaje y peluquería, oficiante, atender a los invitados, luna de miel… y un sinfín de pequeños retos que tendréis que ir afrontando.

Sin ninguna duda mi primera recomendación sería no ponerse nervioso y valorar lo que un buen Wedding Planner (Organizador de bodas) puede hacer por ti. Si no lo he mencionado en el párrafo anterior es por la sencilla razón de que en España aún no se conoce la profesión y seguramente no sea una de las cosas que te has planteado que vas a necesitar. Sin embargo si lo has hecho o te lo estás pensando ahora tengo que darte la ¡enhorabuena! ya que es la mejor inversión que puedes hacer en tu boda. Os aportará tranquilidad y gestionará vuestro tiempo, esfuerzos y dinero. Más adelante os explicaré detalladamente en qué os puede beneficiar tener un profesional así de vuestro lado.

Hoy sin embargo os presento mi nuevo proyecto, que consistirá en acompañaros y guiaros en el proceso de organización de la boda soñada. No es tarea fácil por lo que iré abordando los temas más importantes como si estuviera preparando una boda a tiempo real.

Así además de saber cuándo es conveniente hacer cada gestión os iré dando mis opiniones sobre cada uno de los temas tratados.

Estaré encantada de atender vuestras dudas y sugerencias y procuraré ser lo más objetiva para servir realmente de ayuda a aquellas parejas que lo necesiten, aunque como se suele decir “para gustos, colores” así que os ruego que me disculpéis si con algo no os sentís identificados.

¡Nos vemos pronto!

 

Patricia Gato

Wedding Planner

Protección solar

Este año el verano nos ha pillado fuera de juego ¿verdad?. Por eso tengo que dedicar un post a la protección solar y lo tengo que hacer ya, porque a este paso nos achicharraremos antes de tiempo.

Aunque es verdad que hoy en día ya estamos todos más concienciados del daño que hace el exponerse al sol sin ningún tipo de protección, todavía me encuentro con personas que no se lo toman muy en serio. En un anterior post dedicado al CUIDADOS BÁSICOS os mencionaba que uno de los pasos esenciales y diarios era el protegerse. Y digo a diario, porque en nuestro estupendo país, el Sol sale todos los días por lo que “lo tomamos” aunque no seamos conscientes de ello.

Por lo visto, 2/3 partes de esa exposición al sol la recibimos de manera accidental: cuando paseamos, vamos a comprar, al médico, al trabajo, conduciendo, al colegio con los niños…, el astro rey nos baña con sus rayos, incluso cuando el día está nublado. Así que lo bueno y lo malo que el sol nos ofrece, diariamente lo absorbemos. Más del 90% de las quemaduras provocadas por el sol se producen en los primeros 20 años de vida, y, según investigaciones (Institutos Nacionales de Salud y el Hospital Brigham and Womens de Boston (EEUU)) realizadas durante 20 años a más de 100.000 personas, se llegó a la conclusión de que con cinco o más quemaduras solares severas entre esos primeros años de edad, es suficiente para aumentar el riesgo de melanoma en un 80% y en un 68% para el carcinoma en los años posteriores por lo que se tendrá un mayor riesgo de sufrir cualquier tipo de cáncer de piel.

El cáncer de piel es el tipo de cáncer más común, pero afortunadamente, también es fácilmente prevenible. Con el uso diario de filtros solares podemos reducir las posibilidades de desarrollar algunos tipos de cáncer de piel. Lo importante es saber que debemos protegernos para que lo malo no nos afecte o, por lo menos, nos afecte lo menos posible. La luz del sol contiene rayos ultravioletas A y B que son dañinos:

  • Los rayos ultravioletas B están normalmente relacionados con las quemaduras solares
  • Los rayos ultravioletas A son menos intensos pero penetran más en la piel y pueden causar arrugas, manchas y envejecimiento prematuro.

Ambos rayos ultravioletas, A y B, causan daños en la piel y pueden provocar cáncer de piel (recordad que también en días nublados) Los filtros solares absorben, reflejan o dispersan la luz de estos rayos ultravioletas formando una pantalla antes de que penetren en tu piel. No todos los protectores solares son iguales. Un buen filtro solar debe ser de “amplio espectro”, es decir, debe contener ingredientes que protejan contra ambos rayos ultravioletas, los A y los B. Teniendo todo esto en cuenta os daré una serie de recomendaciones y de sugerencias para que este verano (y durante todo el año) estéis bien protegidos:

El índice del FOTOPROTECTOR. Debe aparece con las siglas FPS (Factor de Protección Solar) o SPF (Sun Protecting Factor)  más el índice correspondiente. Existe una directiva europea que dice que los fotoprotectores con un índice mayor de 50 no se deben promocionar. Deben poner 50+ y es porque la diferencia entre un 70 y un 100 es mínima. Es más publicidad que protección. Os dejo este gráfico para que lo comprobéis

PANTALLA TOTAL. ¡Es mentira! y no se debe utilizar esa frase por resultar engañosa. La “pantalla total” la obtendrás siempre que te resguardes bajo un techo o detrás de una pared.  Si quieres proteger una cicatriz para que no te quede marca, por ejemplo, ¡¡tápatela!!, esa será la mejor pantalla total. Está prohibido poner este tipo de mensaje en los envases así que ¡¡¡cuidadito!!!

CADUCIDAD. Sí, los cosméticos (y los solares lo son) también caducan y tenéis que fijaos para saber la duración que tienen una vez abiertos (suelen ser 12 meses). Por eso hay que tener cuidado con utilizar los que os sobraron del año anterior. Una buena idea sería apuntar en el propio envase la fecha de apertura para calcular el tiempo que lleva abierto el que tenéis guardado en casa ¡¡¡para esto también sirven las matemáticas!!!

CUÁNDO PONERSE EL PROTECTOR. Entre 20 y 30 minutos antes de exponerse al sol y renovarla nada más llegar a la playa o piscina para garantizar que obtenemos una mezcla uniforme con nuestra piel. Por cierto no olvidéis zonas como las orejas, los empeines, la parte de atrás de las rodillas, las manos y hasta el cuero cabelludo….(¡¡no os podéis hacer una idea de lo que pica la cabeza cuando se te quema!! Me pasó en mi luna de miel, jajajaja)… Y sed generosos y no seáis tacaños. Por supuesto, aunque te la eches antes de ir a tomar el sol y no hayas sido roñoso, hay que renovarla mínimo, mínimo cada dos horas. Eso siempre que estés tomando el sol de pie, sin mojarte, sin sudar… algo que me parece prácticamente imposible (aunque quizás Julio Iglesias pueda hacernos una demostración). Quiero decir, que si te bañas, te tumbas en una toalla, te secas con ella, sudas… esas dos horas me parecen escasas y, si además la textura de tu crema es más ligera, deberías hacerlo todavía con más frecuencia (son más resistentes las que tienen textura más espesa y que cuesta un poco más extender, las que cuando sales del agua reaparece en forma de manchones blancos). Aunque lo de resistentes al agua es verdad, es recomendable que después de bañarse y secarse se vuelva a renovar.

LA HORA DE EXPOSICIÓN es importante pues no es lo mismo el sol de 12 a 17 horas que el sol de primera hora de la mañana o el de última de hora de la tarde. Se debería evitar esa franja horaria y si no se puede (o no se quiere), tomar muchas más precauciones, renovando más a menudo la crema, usando sombreros, sombrillas…..

NUNCA EXPONER A BEBÉS MENORES DE 6 MESES porque a esa edad la piel todavía es inmadura y las cremas no son adecuadas para ellos. A partir de esa edad, protección a más no poder. Os recuerdo lo de las quemaduras en los primeros 20 años de vida, tienen mayor probabilidad de desarrollar melanoma. Resumiendo, y para que cuando compréis vuestro protector en una farmacia, supermercado, parafarmacia, droguería o a una consultora de belleza como yo, lo que tenéis que tener en cuenta es que en el envase aparezca lo siguiente:

  • «Amplio Espectro» y «SPF 15» (o mayor, hasta 50+). Sería recomendable que estas cifras fueran acompañadas de unas descripciones similares a “protección baja/media/alta /muy alta” según correspondiera a la intensidad de la protección.
  • Que aparezcan las letras CE, que significa que el protector ha pasado los controles de la Unión Europea. “Si el producto no tiene esa marca, no es seguro que esté hecho en una fábrica que cumpla las expectativas mínimas exigidas” (según la Academia Española de Dermatología)
  • El símbolo de la cajita abierta con un número dentro que corresponde a los meses de duración (en meses) del producto una vez abierto
  • El símbolo de protección contra los rayos UVA

Además la Unión Europea establece que es conveniente que en los envases aparezcan los siguientes mensajes y consejos:

• La exposición excesiva al sol es un peligro importante para la salud.

• No permanezca mucho rato al sol, aunque emplee un producto de protección solar.

• Mantenga a los bebés y niños pequeños fuera de la luz solar directa.

• Aplíquese la crema antes de la exposición al sol.

• Para mantener la protección, repita con frecuencia la aplicación del producto, especialmente tras transpirar, bañarse o secarse. Y también debes protegerte si vas por la ciudad o el campo, pues el sol es el mismo para todos y en todos los lugares, y aunque te parezca que no lo estás “tomando”, el Sol está incidiendo sobre nuestra piel.

Y vosotros ¿os protegéis bien?

Tendencias en el maquillaje de novia 2015

Voy a aprovechar el post de hoy para, a la vez que hablamos de las tendencias, ofrecer alguna pauta o consejo que deberéis seguir para que el día de la boda vuestro maquillaje no se convierta en una pesadilla

Es justo decir que las “tendencias” nos vienen impuestas y que a todos nos gusta seguirlas pero hay que ser consciente de lo que nos sienta bien o no. Es decir, hay cosas que por mucho que se “lleven” a uno le pueden sentar como una patada en el sitio que más os duela. Por ejemplo, esta año se lleva de nuevo, los pantalones campana y a mí, me encantan, pero soy muy bajita, así me tendré que resignar a no ponérmelos si no quiero parecer un diábolo.

Dicho esto, en el maquillaje lo que nos influye son los colores que marcan tendencia. Este año, la verdad, es que tenemos una gran variedad y muchas posibilidades porque la lista de colores de moda es amplia, unos 10, desde los colores típicos de un paisaje tropical (verdes, turquesas,…) hasta los que predominan en un safari africano (tierras, ocres…). Incluyendo el MARSALA, como la gran novedad de este año, que para que nos entendamos es el color “morado berenjena”

Evidentemente el maquillaje de novia no es igual que el maquillaje que podemos utilizar para ir a trabajar o de fiesta con los amigos.

¿Cómo vamos a introducir esos colores en nuestro maquillaje de novia?

Teniendo en cuenta

  • Primero la hora a la que se celebrará el enlace, es decir, no es lo mismo una novia que se casa de mañana que la que se casa por la tarde/noche que admite un poquito más de sofisticación.
  • Segundo, el tono natural de la piel y del pelo, no es lo mismo una mujer con una mujer muy, muy blanca, rubia (tipo sueca) o morena (tipo Blancanieves) que una mujer de raza negra. Entre ambos tipos de mujeres existen un montón de perfiles: pelirrojas, no tan blancas, morenitas, pieles cetrinas….. No a todas les sientan bien los mismos colores y, como he dicho antes a la que le sienta bien un azul a otra puede parecer que le han dado un puñetazo y no queremos eso ¿verdad?
  • Y tercero, no haciéndote sentir que el día de tu boda eres otra. Quiero decir, no te sientas disfrazada. Si no eres de maquillarte nunca, necesitarás sentirte guapa pero no que, cuando pases por un espejo, no te reconozcas. Te debes sentir a gusto, guapa, especial y sobre todo segura de ti, porque ese día te mirará todo el mundo, te harán miles de fotos, que mirarás miles de veces, y sería muy triste que no te reconocieras en ellas y pensaras que era la boda de otra persona.

Una vez establecidas estas bases, empecemos por el ROSTRO. Este año la tendencia es lo NATURAL, pero esto no significa que tengamos que ir con la cara lavada. No, no, no…. ¡ni se os ocurra!  Lo que tenemos que conseguir es que el efecto de nuestro maquillaje luzca lo más natural posible y con efecto de buena cara. Para ello, existe una prioridad: tener una estupenda piel, tratada, para que pueda estar saludable y radiante, ese día y todos los días de tu vida.

Una vez que esta prioridad esté cumplida (para lo que tendréis que empezar a cuidar vuestra piel unos meses antes, tal y como os contaba en el post Cuidados básicos para tu piel) os voy a dar unos consejos, aunque el primero de todos sería que no ahorréis en el maquillador. Contactar con un profesional que sea de vuestro agrado y que os realice alguna prueba, sobre todo si no estáis acostumbradas a maquillarse:

  1. Elige un tono de base de maquillaje adecuado al tuyo propio. Ni más claro, ni más oscuro. Por favor, evita el efecto Geisha (tu cara “megablanca” en comparación con el resto de tu cuerpo) y el efecto máscara (que tu cara se vea más bronceada que el resto de ti). De verdad, no quieras llevarte un disgusto cuando veas las fotos. Las texturas más adecuadas son las que permitan un acabado natural y mate, que resistan el calor y la humedad. Un maquillaje en polvo cremoso sería una buena opción, pero tu maquillador@ seguro te aconsejará el apropiado para ti.
  2. Utiliza el corrector para corregir, única y exclusivamente. No quiero ver “mapaches” con velo.
  3. Hay que mantener la piel mate, sin brillos, aplicando para ello polvos traslúcidos uniformemente por todo el rostro. Si es necesario retocar durante el día, no os preocupéis, que os diré lo esencial para un kit de emergencia más tarde.

Para los OJOS este año se admiten los colores alegres, vivos, luminosos y vibrantes, en sus distintas tonalidades, de las más suaves a las más intensas para las más atrevidas. Como os dije antes, no favorecen los mismos colores a todas. Pero por regla general, a las novias se les aplican los tonos pasteles, es decir, aquellos más suaves dentro del color elegido, pero es cierto que este año los ojos se llevan más intensos, por lo que os recomendaría que la que sea más atrevida y quiera, puede realizar con cualquiera de ellos el efecto ahumado (smoke eyes) huyendo, eso sí, del negro, que lo reservaremos para irnos de fiesta otro día. Los tonos predominantes serán:

  • azules, desde el suave aguamarina, pasando por los turquesas hasta el tono cobalto más clásico
  • verdes, destacando los tonos hoja, oliva, militar
  • tierra, el amarillo vainilla, almendra tostada, camel, marrones más intensos
  • marsala (o morado/berenjena/ciruela), es la NOVEDAD de este año junto con el blanco,
  • aunque se llevan las sombras metalizadas, y son ideales para los looks de noche, yo prescindiría de ellas si soy la novia.
  • pestañas muy marcadas es también tendencia en esta temporada, incluso postizas, pero si no eres muy “apañada” puedes realzarlas aplicando varias capas de máscara de pestañas consiguiendo un efecto “muñequita”. Eso sí, os aconsejo que utilicéis un producto “waterproof” o resistente al agua, porque me apuesto lo que queráis que alguna lagrimita correrá por vuestro precioso rostro y no queremos que nuestros sentimientos arruinen nuestro maquillaje ¿verdad?
  • el delineador, es vital y con el efecto de mirada felina, es decir, pronunciando los “rabitos del ojo”.
  • Las cejas, siguen siendo protagonistas, y en las novias también. Son el marco de nuestra mirada y las que le dan expresión a nuestro rostro. Se seguirán viendo con un aspecto natural (que no significa sin depilar ¿de acuerdo?), gruesas y marcadas.

Para las MEJILLAS apostaremos por tonos rosas y anaranjados aunque el mejor es aquél que sea más similar a tu tono natural cuando te sonrojas.

Debéis aplicarlo  a toquecitos suaves, con movimientos circulares, comenzando en el centro de la mejilla (la zona que más se levanta al sonreír) y difuminando desde el pómulo hasta la sien, evitando invadir el contorno del ojo y dejar unos dos dedos entre la nariz y el rubor.  Os dejo una imagen para que sepáis cómo aplicarlo según la forma de vuestro rostro.

Nuestros LABIOS, se llenarán de tonos naranjas o corales (que continua de moda como la temporada pasada), suaves rosas a fucsias intensos, morados o marsala, sin olvidarnos de los tonos nude y el eterno rojo pasando por el burdeos. La tendencia general es que todos lleven brillos por lo que el gloss será esencial, pero en el caso de las novias, a mí personalmente, no me gusta, prefiero que sean mates.

Otro consejo que os doy es que si le dais protagonismo a los ojos, los labios deberán ser maquillados de una forma más natural y, si por el contrario os gusta dar más protagonismo a vuestra boca, procurar que el maquillaje en los ojos no sea tan intenso. Es una forma de equilibrar vuestro maquillaje.

Y ¿para los novios?, ¿es que acaso ellos no salen en las fotos? Pues sí, y prácticamente tantas veces como la novia por eso también tenéis que tener en cuenta que vuestra piel debe resultar cuidada, limpia, hidratada e incluso algo maquillada. Hoy en día hay bases estupendas, que pasan totalmente desapercibidas y con unos polvos traslúcidos resultaréis estupendos para cualquier objetivo y para mantener la piel sin brillo y estable.

Si no vais a disponer de un maquillador o de un “Beauty Corner”  en vuestra boda (si estáis interesadas en uno podéis contactar conmigo ( www.marykay.es/mercedescalvillo ), sería estupendo que vuestra mamá, hermana, amiga… tuviera a mano un “Kit de emergencia” con lápiz de labios, polvos compactos o traslúcidos, máscara de pestañas waterproof, colorete… vamos, ¡lo básico para el retoque de emergencia!. Tened en cuenta que la boda es un evento largo, en el que los besos, abrazos, lagrimas… pueden hacer que vuestro maquillaje se resienta, por eso no vendrá nada mal.

Sólo me queda decir que practiquéis, usad diferentes colores para ver cuál es el que más os favorece y si al final decidís no maquillaos vosotras mismas, existen estupendos profesionales que estarán encantados de aconsejaos.

¿Os atrevéis?

Tus manos

¡¡¡Hola de nuevo parejas casaderas!!!

¿A qué adivino una cosa? Seguro que nunca os acordáis de esa parte de mí que recubre vuestras manos hasta me hacéis una herida, sobre todo si os hacéis un corte con una hoja de papel, mira que fastidia ¿verdad?. Y encima parece que cuando te la has hecho, todo choca contra ella… Pues sí, y es que las manos tienen más importancia de la que os creéis. En principio, les debéis que seáis humanos pues gracias a que los homínidos desarrollaron su función prensil, es decir, comenzaron a poder agarrar cosas, se produjo el salto en la cadena evolutiva. Es una manera muy sencilla de explicar la teoría de la evolución, pero creo que es muy descriptiva.

Es más, vuestras manos son una carta de presentación “alucinante”.  Vuestras MANOS HABLAN y dicen mucho de vosotros, si sois cuidadoso, limpios, detallistas, sencillos o por el contrario os gustan los excesos…
Os quiero advertir que el día de vuestro enlace, van a ser unas de las protagonistas pues, cuando repaséis el álbum de fotos, veréis que aparecerán de manera destacada en muchos momentos: intercambio de arras, detalles con el ramo de la novia, entrelazado de manos de los novios, caricias y, cómo no, la entrega de los anillos…

Así que, quiero que a partir de ahora, tengáis conciencia de mí en esta zona porque además, eso os servirá para que en el futuro vuestras manos no den muestra de todo lo que sufren a lo largo de su vida.

Pensad que están expuestas a la intemperie la mayor parte del tiempo, con lo que eso significa: aguantar frío, calor, el sol, agua, productos químicos… Además, si os acordáis del post Soy tu piel, yo no soy la misma en el dorso que en las palmas de las manos; en la primera soy mucho más fina y frágil que en la segunda, por eso deberéis tratarla como si fuera el contorno de los ojos. Con el tiempo, al igual que el resto de mí, pierdo elasticidad, firmeza y las manchas terminan por aparecer si no se me ha protegido adecuadamente, con lo que doy muestras del envejecimiento antes que en ningún otra parte del cuerpo.

Los consejos que debéis tener en cuenta son prácticamente los mismos que os conté en el post Cuidados básicos de la piel, pero con alguna salvedad debido a la presencia de las uñas:

  • Debéis hidratarme cada vez que os lavéis las manos, igual que hacemos (o deberíais hacer) cada vez que os ducháis y si, por pereza, tiempo o circunstancias no lo hacéis, hacedlo, al menos, una vez o dos veces al día; si es por la noche (algo que os aconsejo) aplicad un poco más de cantidad a modo de mascarilla, para que se recuperen. Mi recomendación es que tengáis un botecito de crema en el bolso, en la mesa del despacho, en la mesilla de noche… y así siempre tendréis “a mano” (nunca mejor dicho) la hidratación. De esta forma luciréis unas manos frescas y elásticas, con apariencia juvenil siempre.
  • Exfoliarlas una o dos veces por semana para retirar las células muertas que se acumulan en la epidermis favoreciendo que la hidratación que realicemos después penetre mucho mejor.
  • Las uñas. Os aconsejo limarlas en lugar de cortarlas, sobre todo si no son muy largas. De esta manera evitaréis que se rompan más.
  • Con la cutícula debéis tener un especial cuidado porque actúa como una selladora entre el dedo y la uña, evitando infecciones y problemas por lo que es preferible que no la retiréis. Si os hidratáis a diario y, simplemente, las ablandáis con agua tibia o algún producto específico para ellas, podréis empujarlas con un “palito de naranjo”, consiguiendo que tengan un estupendo aspecto y protejan vuestras uñas y así nunca veréis los dichosos padrastros, tan molestos.
  • Os podéis aplicar bases para las uñas, bien para proteger o para tratar, especialmente si las chicas vais después a utilizar algún esmalte de color. Esto evitará que las uñas, al ser porosas, absorban los pigmentos y se coloreen mostrando un aspecto un poco feo.

Estos consejos que os doy, son tanto para las chicas como para los chicos. ¿Sabéis qué desagradable resulta cuando alguien te acaricia y parece que te están pasando un papel de lija?, o ¿cuando alguien te da un apretón de manos y es como si te estuvieran ofreciendo un cactus? Pues lo dicho, a cuidarse las manos que son
vuestra carta de presentación al mundo, al igual que vuestro rostro.

Mi dueña intenta tenerlas siempre cuidadas utilizando un tratamiento que le encanta y que además le sirve también para los pies, otros grandes olvidados.

Y vosotros ¿les prestáis la atención que merecen? ¿Queréis conseguir unas MANOS DE SEDA?

Soy tu piel

¿Hola?….sí, sí… a ti te hablo…. Soy tu piel.

Ahora que te has decidido a dar el paso de compartir tu vida con otra persona y estás empezando a pensar en invitados, el vestido, el lugar de la celebración… es importante que pienses en mí también.

¿Sabías que soy el órgano más grande que tienes en tu cuerpo? No te lo imaginabas ¿verdad?… por eso tienes que saber cómo soy para poder cuidarme de la mejor manera posible, y no sólo para prepararme para ese gran día tan especial que vais a vivir, sino para ¡TODA LA VIDA!.

En primer lugar deberías saber qué tipo de piel es la que tienes. Habrás oído un montón de clasificaciones, seca, grasa, mixta, sensible…. pero hay tantos agentes que influyen en el aspecto y la salud de tu piel que hay que tener en cuenta muchos factores. Os dejo este dibujo para que visualicéis el ajetreo de vida que llevo. Básicamente estoy formada por tres capas:

Hipodermis: la más interna. Por curiosidad os contaré que la zona dónde esta capa es más gruesa es en la planta de los pies ya que sostengo el peso de todo el cuerpo y necesito un buen apoyo. Y ¿sabéis cuál es una de las zonas del cuerpo donde no existe esta capa?….¿lo adivináis?…pues en el contorno de los ojos, por eso el cuidado tan especial que debéis tener conmigo en esta zona.

Dermis: es la capa situada debajo de la epidermis y su grosor es de 20 a 30 veces mayor que esta última (aunque en el dibujo no lo parezca). Podéis imaginar que es como una malla o red formada por colágeno, elastina, ácido hialurónico, vasos capilares por donde fluye a irrigación sanguínea, folículos pilosos (nacimiento del pelo), glándulas sebáceas, células nerviosas (es donde siento calor, dolor, frío, presión, cosquillas)… Con el paso del tiempo esta red va perdiendo parte de sus componentes por lo que se hacen evidentes la falta de firmeza, densidad, tersura….. Pensad en como reacciono si me pellizcáis en el cuerpo de un bebé o en el de un anciano. La de este último tarda más en volver a su ser debido a que ha ido perdiendo parte de esos elementos que proporcionan mi estructura.

• Y Epidermis, la capa externa, la que tocáis directamente con los dedos. Aquí no existe riego sanguíneo por lo que se nutre de la dermis y, aunque comparándola con la dermis es muchísimo más estrecha, tiene varias capas. Entre ellas destaco la capa basal donde se alojan los melanocitos (causantes de mi pigmento y de la posibles manchas) y de donde surgen las “células nuevas” que viajan hasta la capa cornea donde mueren. Este viaje dura 48 días: 2 semanas el camino desde la capa basal (nacimiento) hasta llegar a la capa cornea y 4 semanas más el atravesar toda la capa cornea donde se acumulan. Esta capa cornea sirve para protegerte pero no debe ser ni muy gruesa ni muy fina, esa es la razón de tener que EXFOLIARME de vez en cuando (una vez a la semana, sería perfecto).

Además de este proceso natural propio que tengo, me afectan también los cambios de tiempo, tus cambios hormonales, la exposición al sol, tu ánimo, tu edad (que es la mía), las dietas, fumar…  Incluso habrás notado que yo no soy la misma en tu rostro que en otras partes de tu cuerpo, es más, incluso en tu rostro, puede que tengas zonas diferentes a otras…. Hay que estar atento a las condiciones en las que me encuentro en cada momento para darme aquello que necesito.

Lo ideal sería tener una piel NORMAL, pero casi me arriesgo a decirte, que eso no existe: sería una piel equilibrada que funciona correctamente, luminosa, fina, suave, tersa y flexible, en la que no se apreciaran zonas de sequedad, poros abiertos, ni otras alteraciones cutáneas como rojeces, bolsas, venitas, etc., ya que correspondería a una persona cuyo sistema circulatorio y linfático funciona correctamente y tiene un metabolismo en perfecto equilibrio. Algo que, como sabemos, no suele suceder debido a los factores agresivos con los que me enfrento a diario.

Lo que sí podemos es distinguir 4 tipos de piel, considerados los más comunes y donde seguro que yo tendré un hueco:

  • Seré SECA: si notas que estoy tirante, opaca, áspera, quebradiza, mis poros son diminutos, tengo arrugas y descamación
  • Seré GRASA: si tengo brillo, mi tacto es aceitoso, los poros están dilatados, tengo granitos y/o puntos negros, sobre todo en la zona de las aletas de la nariz, textura resbaladiza o áspera
  • Seré MIXTA: si ves que tengo zonas que parecen que pertenecen a la piel grasa, especialmente en la zona T (frente, nariz y barbilla) y otras a la piel seca
  • Seré SENSIBLE si tiendo a tener rojeces, irritaciones, tirantez o pico y si me altero ante cualquier cambio hormonal, emocional…

En el siguiente post, “Los Cuidados básicos de la piel del rostro” os explicaré los cuidados imprescindibles que tenéis que darme y las necesidades específicas para cada una de ellas, pero mientras tanto:

¿Qué tipo de piel crees que tienes tú?

¡Hola parejas!

Mer_Kalvillo_Musica_de_Boda_Wedding_PlannerOs quiero dar la bienvenida a la vez que me la doy a mi también, pues vamos a comenzar una aventura juntos.

Quizás para vosotros no sea la primera vez que os caseis pero, para mí, sí que es la primera vez que me animo a escribir y compartir con los demás algo sobre un mundo que me apasiona cada día más: la belleza y el cuidado de la piel.

En marzo de 2014 (hace un añito ya) inicié la aventura de ser Consultora de Belleza Independiente  de Mary Kay y estoy encantada. Aprendo cada día cosas nuevas, me reto a mí misma con nuevos objetivos, encuentro motivación, también decepciones, pero aprendo a trabajar con ellas y así, poco a poco, creo que me hago más fuerte. En definitiva es un trabajo que me motiva, donde no tengo límite de crecimiento ya que sólo depende de mi esfuerzo y el tiempo que le quiera dedicar y, encima disfruto ayudando a más personas a sentirse guapas y enseñándoles a cuidarse.

En este rincón intentaré compartir lo que he aprendido, lo que voy aprendiendo, consejos, trucos, incluso alguna idea original para vuestra boda y todo aquello que os ayude a saber cuidarse por fuera y, consiguientemente por dentro, porque cuando nos vemos guapos nos sentimos guapos, ¿no creéis?.

Espero que mis artículos os puedan servir de ayuda y mis consejos os sean útiles para que os cuidéis, no sólo para ese día tan especial que vais a vivir juntos, sino para siempre y, que ésta, sea una relación para toda la vida.

No quiero pasar la ocasión para darle las gracias más sinceras a Patricia, por confiar en mí, practicamente sin conocerme, y dejar que ponga mi granito de arena en este sueño suyo.

¿Listos? Pues…

¡Feliz blogueo!

Calendario 2015 de buenos propósitos realistas

¡Buenos días y feliz año nuevo followercetes!

Hace ya un tiempo desde el último post en el que hablábamos de las tradiciones bodiles en otros países.

Ahora os traigo una idea para empezar el año con buen pie aunque seguro que ya lo habréis hecho, celebrando y disfrutando de unos días estupendos con la familia y amigos.

Se trata de un calendario de 2015 de buenos propósitos, pero no es uno convencional, es un calendario de buenos propósitos REALISTAS.

2015 8

Ya estoy cansada de leer listas interminables de propósitos imposibles que lo único que consiguen es frustrar a los mortales.

Este año vamos a empezar a cuidarnos pero disfrutando cada segundo, así que os propongo que intentéis conseguir los pequeños retos que hemos colocado en algunos de los meses del calendario.

calendario buenos propósitos 2015

¿Y qué hago los meses que están en blanco? Puedes escribir tu propio propósito personalizado o simplemente tomártelo de relax. Aprender un idioma, empezar un curso, salir más, en definitiva… Ser más feliz.

Para descargarlo pincha aquí.

Os animo a dejar algún comentario sobre vuestros propósitos originales para este año y a compartir vuestros progresos con los hastag que encontrareis en cada mes.

Espero que lo disfrutéis y nos vemos por aquí en breve.

¡Vive y se feliz!

Exóticas tradiciones

Dice la R.A.E. que exótico es aquello extranjero, peregrino, especialmente si procede de país lejano, pero también lo define como extraño, chocante o extravagante.

En este mundo de globalización las actividades del ser humano tienden a ser cada vez más uniformes independientemente del país donde nos encontremos. Es fácil a día de hoy ver una boda en cualquier punto de nuestro país con una mesa de dulces, o un fotomatón, o con ¡¡damas de honor!! y esto son costumbres muy americanas. Aunque realmente la tradición de las damas de honor viene de la época romana, las consideraban una protección para la novia al vestirse parecido a ella y así engañar a los espíritus malignos, para que no la reconocieran.

Sin embargo, en la actualidad, no es tan frecuente ver a una novia española con un vestido de novia rojo. ¿Pero sabías que hasta el Siglo XIX las novias solían vestir de rojo, dorado o negro? En países como Japón, usar un vestido de novia de color blanco es algo común desde hace más tiempo que en Europa.

Las bodas en China por ejemplo dan más importancia al banquete en sí que a la fiesta posterior tal y como lo hacemos en España.


¿Quieres saber más curiosidades de las bodas en otras culturas?

Siguiendo con este país asiático, en las bodas tradicionales las familias hacen ofrendas y ritos de fertilidad, además prima el color rojo en todos los detalles pues para ellos significa amor y prosperidad.

Previamente a la boda los novios siguen una serie de rituales complejos y se realizan varios regalos entre las familias, como cestas de frutas, pero los regalos deben ser siempre en números pares,y en comparación el matrimonio en si es sencillo pues suele consistir en honrar a los ancestros en un altar y compartir algunos alimentos.

En la India, el hermano del novio arroja flores sobre la pareja al final de la ceremonia para protegerlos del mal, y la lluvia el día de la boda se considera, al igual que en España, signo de buena suerte.

Una costumbre en las bodas españolas es presentar 13 monedas conocidas como arras, como símbolo de que la salud y el dinero se comparten mientras que en México el novio regalará a la novia trece monedas, que representan a Jesús y los apóstoles. Las monedas deben ser bendecidas y representan la promesa del novio de cuidar a su esposa.

Los irlandeses tañían campanas para alejar los espíritus malignos de la novia y por eso llevan campanillas en su ramo. Otra tradición irlandesa dice que cuando la pareja está bailando, la novia no podrá levantar los pies del suelo ya que existe el peligro de que la novia sea raptada por las hadas. Además trae mala suerte vestir de verde.

¿Que os parecen estas costumbres? ¿Conocíais alguna de ellas o sabes de alguna más? ¡Cuéntanoslo!