Tus manos

¡¡¡Hola de nuevo parejas casaderas!!!

¿A qué adivino una cosa? Seguro que nunca os acordáis de esa parte de mí que recubre vuestras manos hasta me hacéis una herida, sobre todo si os hacéis un corte con una hoja de papel, mira que fastidia ¿verdad?. Y encima parece que cuando te la has hecho, todo choca contra ella… Pues sí, y es que las manos tienen más importancia de la que os creéis. En principio, les debéis que seáis humanos pues gracias a que los homínidos desarrollaron su función prensil, es decir, comenzaron a poder agarrar cosas, se produjo el salto en la cadena evolutiva. Es una manera muy sencilla de explicar la teoría de la evolución, pero creo que es muy descriptiva.

Es más, vuestras manos son una carta de presentación “alucinante”.  Vuestras MANOS HABLAN y dicen mucho de vosotros, si sois cuidadoso, limpios, detallistas, sencillos o por el contrario os gustan los excesos…
Os quiero advertir que el día de vuestro enlace, van a ser unas de las protagonistas pues, cuando repaséis el álbum de fotos, veréis que aparecerán de manera destacada en muchos momentos: intercambio de arras, detalles con el ramo de la novia, entrelazado de manos de los novios, caricias y, cómo no, la entrega de los anillos…

Así que, quiero que a partir de ahora, tengáis conciencia de mí en esta zona porque además, eso os servirá para que en el futuro vuestras manos no den muestra de todo lo que sufren a lo largo de su vida.

Pensad que están expuestas a la intemperie la mayor parte del tiempo, con lo que eso significa: aguantar frío, calor, el sol, agua, productos químicos… Además, si os acordáis del post Soy tu piel, yo no soy la misma en el dorso que en las palmas de las manos; en la primera soy mucho más fina y frágil que en la segunda, por eso deberéis tratarla como si fuera el contorno de los ojos. Con el tiempo, al igual que el resto de mí, pierdo elasticidad, firmeza y las manchas terminan por aparecer si no se me ha protegido adecuadamente, con lo que doy muestras del envejecimiento antes que en ningún otra parte del cuerpo.

Los consejos que debéis tener en cuenta son prácticamente los mismos que os conté en el post Cuidados básicos de la piel, pero con alguna salvedad debido a la presencia de las uñas:

  • Debéis hidratarme cada vez que os lavéis las manos, igual que hacemos (o deberíais hacer) cada vez que os ducháis y si, por pereza, tiempo o circunstancias no lo hacéis, hacedlo, al menos, una vez o dos veces al día; si es por la noche (algo que os aconsejo) aplicad un poco más de cantidad a modo de mascarilla, para que se recuperen. Mi recomendación es que tengáis un botecito de crema en el bolso, en la mesa del despacho, en la mesilla de noche… y así siempre tendréis “a mano” (nunca mejor dicho) la hidratación. De esta forma luciréis unas manos frescas y elásticas, con apariencia juvenil siempre.
  • Exfoliarlas una o dos veces por semana para retirar las células muertas que se acumulan en la epidermis favoreciendo que la hidratación que realicemos después penetre mucho mejor.
  • Las uñas. Os aconsejo limarlas en lugar de cortarlas, sobre todo si no son muy largas. De esta manera evitaréis que se rompan más.
  • Con la cutícula debéis tener un especial cuidado porque actúa como una selladora entre el dedo y la uña, evitando infecciones y problemas por lo que es preferible que no la retiréis. Si os hidratáis a diario y, simplemente, las ablandáis con agua tibia o algún producto específico para ellas, podréis empujarlas con un “palito de naranjo”, consiguiendo que tengan un estupendo aspecto y protejan vuestras uñas y así nunca veréis los dichosos padrastros, tan molestos.
  • Os podéis aplicar bases para las uñas, bien para proteger o para tratar, especialmente si las chicas vais después a utilizar algún esmalte de color. Esto evitará que las uñas, al ser porosas, absorban los pigmentos y se coloreen mostrando un aspecto un poco feo.

Estos consejos que os doy, son tanto para las chicas como para los chicos. ¿Sabéis qué desagradable resulta cuando alguien te acaricia y parece que te están pasando un papel de lija?, o ¿cuando alguien te da un apretón de manos y es como si te estuvieran ofreciendo un cactus? Pues lo dicho, a cuidarse las manos que son
vuestra carta de presentación al mundo, al igual que vuestro rostro.

Mi dueña intenta tenerlas siempre cuidadas utilizando un tratamiento que le encanta y que además le sirve también para los pies, otros grandes olvidados.

Y vosotros ¿les prestáis la atención que merecen? ¿Queréis conseguir unas MANOS DE SEDA?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s